Historia

En su patrimonio cabe destacar de sobremanera, la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de los Angeles, realizada por los maestros D. Pedro de Ybarra (posteriormente se marchó a trabajar en la catedral de Plasencia) y D. Francisco Hernández. Es un templo imponente, tanto por su arquitectura como por su importante contenido mueble. Además en el pueblo y sus alrededores había varias ermitas, hoy en día desaparecidas, exceptuando la del Cristo, que se encuentra en la parte norte del pueblo y la ermita de la Barquera.

Podemos caminar por sus calles y callejas que se entrecruzan de las formas más inverosímiles inimaginables, que se ensanchan y estrechan a su antojo, que permiten pasar coches o personas o ambas a la vez, que te hacen rodear para volver al mismo lugar, que no te llevan a ninguna parte o te llevan a todas, . . . es la magia de lo rural, del tiempo sin tiempo, sin prisas, de lo eterno, etc.

A unos trescientos metros del pueblo, camino del Calvario, existía un Convento Franciscano, del cual hoy apenas quedan unas ruinas. También existe otro convento situado en el paraje de La Baquera, desgraciadamente también en ruinas y abandonado, constando en la actualidad como fincas particulares ambos.

Los romanos nos dejaron vestigios de su paso por el pueblo, en el cual realizaron un puente de tres ojos, sobre el río que cruza el pueblo y varias calzadas a lo largo y ancho del término municipal. Luego los celtas, labraron su sello en inscripciones y sendas cabezas realizadas en piedras y adosadas en la fachada de una vivienda. También los judíos nos legaron con el barrio de la Torrita, considerado como el casco antiguo del pueblo y en el cual se dice, que había una sinagoga.

Hay gran cantidad de pequeñas construcciones, generalmente de piedra, a lo largo y ancho de todo el término de Acebo y en la Sierra de Gata, denominadas Chajurdones u Chozus, para resguardarse los pastores del frío, agua, nieve, etc., mientras pastaba el ganado y luego posteriormente, utilizadas para guardar todo tipo de aperos de los diversos trabajos agrícolas y ganaderos.

Con el paso del tiempo, nuestros antepasados nos fueron dejando casas nobiliarias, escudos, escudetes, títulos nobiliarios, personajes que participaron en la historia de Extremadura y España, etc.